domingo, 20 de enero de 2008

[Reespublica] [RED DEMOCRATICA] ESPECIAL:ANALISIS : PERU FRENTE A LA HAYA : Nuevo eje Santiago-La Paz-Quito

Asunto: [RED DEMOCRATICA] ESPECIAL .:ANALISIS : PERU FRENTE A LA HAYA : Nuevo eje Santiago-La Paz-Quito ? ..Chile levanta PRIMERO frente politico de disuasion : "tenaza" antes que judicial contra la demanda peruana : Ecuador y Bolivia presionando ...y Bolivia para quien juega ?

La Republica
20/01/08
 
''La Haya no declarará su competencia en diferendo hasta el año 2010"
Canciller José Antonio García Belaunde habla sobre la primera parte del proceso. Los agentes peruano y chileno se reunirán en dos meses.
 
El canciller José Antonio García Belaunde informó que la primera fase del proceso en la Corte de La Haya, en la que el tribunal deberá declararse competente o no para ver la demanda interpuesta por Perú por el diferendo marítimo con Chile, durará al menos hasta el primer trimestre del 2010.
 
El jefe de la diplomacia peruana explicó a la prensa que aún en dos meses la Corte llamará a los agentes peruano, Allan Wagner, y chileno, Roberto Van Klaveren, para que acuerden un calendario de entrega de su demanda y contrademanda, respectivamente.
Tal y como anunció Van Klaveren, Chile presentará además sus observaciones sobre el pedido peruano, y alegará a la Corte de La Haya que no tiene competencia para ver el caso planteado por nuestro país, pues alega que ya existen tratados firmados al respecto.
Los documentos a los que alude Chile son, tal y como defiende Perú, acuerdos pesqueros firmados entre ambas naciones en 1952 y 1954.
 
EL DATO
JUEZ AD HOC. Esta semana se hará público el nombre del juez ad hoc que integrará la Corte de La Haya. Cancillería ya adelantó que será un abogado extranjero.
La Republica
 
20/01/08
La Haya: raíces políticas del expediente peruano
Mirko Lauer.
¿Cómo llegó el actual gobierno peruano a decidirse por presentar su demanda por el límite marítimo ante la corte de La Haya? ¿Puede decirse que el presidente Alan García cambió de posición, de actitud o de ánimo frente al asunto? Una confrontación jurídica con Chile no estaba ni remotamente en su programa, orientado más bien hacia la competencia comercial amistosa, o al menos con ánimo deportivo.
 
Más que una iniciativa suya, La Haya es algo que le fue impuesto por las circunstancias, tanto desde Chile como en el Perú. El desacuerdo con los términos del límite marítimo sur era uno de esos temas que los especialistas conocían, pero que por largos decenios nadie en la política peruana tuvo mucho interés por activar. En el 2007 llegó a la parte alta de la agenda.
 
El padre de la iniciativa de un reclamo en La Haya fue el embajador Manuel Rodríguez Cuadros, canciller de Alejandro Toledo, apurado por encontrar una bandera que le sirviera a su presidente para entablillar con un rollo nacionalista una popularidad que cojeaba seriamente. No hubo demanda ni se arregló la popularidad, entre otras cosas porque Rodríguez no hizo mucho trabajo práctico en el tema.
 
Las relaciones bilaterales con Chile en tiempos de Toledo más bien tomaron la forma de una docena de fricciones menores, que se iban arreglando por el camino mientras la presencia económica del vecino crecía robusta.
 
El predecesor de Rodríguez, Allan Wagner (hoy el agente peruano ante La Haya) se había referido al tema marítimo en algunas ocasiones, pero no había recomendado ir al tribunal de Holanda. Su postura fue más bien persistir en la promoción de conversaciones en torno de una triple integración para el desarrollo de la zona.
 
Cuando García llegó al poder el tema ya había pasado a un segundo plano político. De bandera toledista se había convertido en bandera del nacionalismo de Ollanta Humala, quien incluso ha depuesto su habitual oposición para saludar el gesto de ir a La Haya y empezado a proponer nombres de amigos para la comisión asesora de la Cancillería.
Sin embargo en una encuesta de la Universidad Católica de Lima en marzo del 2007 casi el 90% consideraba que la frontera marítima con Chile era un tema pendiente.
Es con García ya instalado en Palacio y con su política comercial en marcha que la delimitación marítima devino caballo de batalla de algunos antichilenos radicales, entre ellos diplomáticos retirados, algunos dedicados a manejar la idea de una conspiración prochilena desde el poder político. No ir a La Haya era entonces una de las pruebas del complot.
 
El asunto también demostró ser sensible entre algunos mandos militares, que lo manejaron desde algunos medios fujimontesinistas como una manija para enfrentar los intentos moralizadores y reformistas del poder civil. Intentos que desde el inicio fueron conducidos precisamente por Wagner como ministro de Defensa.
 
En poco tiempo, a lo largo del 2007, el tema marítimo resultó la punta de lanza de una suerte de estado de ojeriza generalizada contra Chile. Esto se extendió incluso a la crítica de las gestiones para finiquitar la parte inconclusa del tratado de 1929 en Arica, que incluyó nuevos ataques a Wagner, canciller de García en ese momento.
 
A pesar de que los términos del problema se aclaraban cada día más, García se tomó su tiempo en decidir. Entre otras cosas por considerar que una demanda judicial podía afectar las buenas relaciones con Chile, hasta hace poco en muy buen momento, y todavía uno de los planteamientos centrales de política internacional de su gobierno.
 
Lo que animó a García a emprender el camino de La Haya fue la súbita aparición de la nueva región Arica-Parinacota en la frontera norte de Chile. La ley de creación se había aprobado sin mayor novedad, en el trámite ante el Tribunal Constitucional se reemplazó los límites vigentes con un Hito N° 1, distinto del de La Concordia.
 
La pregunta en Lima en ese momento fue por qué la presidenta Michelle Bachelet y la Cancillería chilena se dejaron sorprender con la inclusión del Hito N° 1 en el esquema, cuando eso no era parte del diseño original de esta nueva región chilena. ¿Había una intencionalidad? Una de las hipótesis apuntó a una maniobra de sectores radicales para poner el tema fronterizo y sus tensiones de vuelta en la agenda.
 
Desde la perspectiva peruana, esta fue una manera de desconocer el tratado de 1929, o por lo menos de reducir su status al de un documento modificable. Así se creó un estado de ánimo que fue también un punto de no retorno en términos del reclamo del público de una línea más dura frente a la diplomacia chilena.
 
El incidente del Hito N° 1 provocó reacciones de lado y lado, y fue el punto de partida de muchas fricciones menores. Por ejemplo, en esos días una declaración ecuatoriano-chilena en su momento fue vista por algunos diarios de Lima y de Santiago como una alianza antiperuana. Las dos diplomacias habían entrado en un curso de colisión.
Llegó un momento en que el tema marítimo empezó a afectar toda la relación –la diplomática y la comercial– y empezaba a dificultar cualquier manejo razonable de las cosas. En otras palabras, había el peligro de que empezara a sonar la hora de los halcones, de los dos lados de la frontera.
 
Decidirse a ir a La Haya fue para García la manera de empezar a cerrar una tensión in crescendo que amenazaba con volverse permanente y potenciar otras discrepancias menores. De paso fue también para él la forma de ubicar el problema en un punto más allá de su gobierno: nada realmente dramático va a suceder en el tribunal de Holanda antes del 2011.
 
Para la opinión pública el tema de la frontera marítima ha sido la parte menos interesante de una larga lista de temas críticos en la relación Perú-Chile. No parece una exageración decir que Hito N° 1 y frontera marítima no han tenido el impacto de, por ejemplo, la venta de la cadena de supermercados Wong a la empresa chilena Cencosud.
  Expreso
 
Sólo unidad
Hay dos frentes inmediatos en los cuales la nación peruana tiene que mantener una unidad indisoluble.

El primero es la evidente jugada diplomática de La Moneda para remover el escenario sudamericano como reacción contra el Perú por haber presentado el pasado 16 de enero una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en la que reclamamos la delimitación limítrofe con Chile.
 
Divit et regnes -divide y reinarás-
 
parece ser la divisa chilena en este momento donde el mundo entero conoce el irregular y antijurídico usufructo que viene haciendo de miles de kilómetros cuadrados de mar peruano. Por eso, con sigilo o de manera desembozada, Santiago pretende involucrar a Bolivia contra el Perú, aprovechando el enclaustramiento y mediterraneidad del país altoandino, bajo la amenaza que –con la demanda peruana- se complica su salida al Pacífico.
 
Olvida Chile que este tema con Bolivia es bilateral y que, en todo caso, la causa del cercenamiento del territorio boliviano fue su guerra de invasión y conquista declarada el año 1879. Igualmente Ecuador no queda exento a esta influencia, cuya Armada ha sido reequipada recientemente por Chile y ahora su quehacer político resulta envuelto en nuevos tratados de Defensa y otros asuntos estratégicos ad hoc que se firmarán en el mes de marzo.
 
Acaso así se explica que el Gobierno del presidente Rafael Correa haya emitido un comunicado oficial en el que dice que el asunto de La Haya iniciado por Perú "pudiera tener implicaciones" para su país y que por tanto monitoreará la demanda presentada. Todo esto no es nada más que una sumatoria de elementos de disuasión (¿o amenaza velada?) tejida desde Santiago, y que se agrega a los anuncios del Gobierno de Michelle Bachelet que hablan de la pronta adquisición de un satélite propio por US $ 70 millones de dólares y de la existencia de un superávit de US $ 1000 millones para invertir en armas.
 
En segundo lugar el Perú tiene otro frente en el cual debe mantener una comunión férrea, es la lucha contra el narcotráfico. Nos llegan noticias de lo que es hoy México, por haber dejado que las mafias se arraiguen en su territorio y se fortalezcan. La violencia en Guadalajara y en Tijuana es ascendente y los narcos disponen de un enorme poder corruptor. No queremos este escenario para nuestro país. Esta situación nos obliga a adoptar medidas radicales sobre todo cuando asistimos a la forma cómo el narcotráfico busca infiltrarse en las dependencias del Estado, tal como se comprobó con la detención de un capitán de la PNP y comisario de San Miguel (provincia de La Mar, Ayacucho) que trasladaba veintitrés kilos de clorhidrato de cocaína de alta pureza en un vehículo policial, o cuando hay amenazas contra la vida de jueces o fiscales que tienen en sus manos este tipo de casos. De manera que en estos dos frentes, el de nuestras justas reclamaciones a un país vecino y el de la lucha contra los cárteles del narcotráfico internacional, el país deberá aguzar sus estrategias y acciones poniendo todos los peruanos de por medio la firme voluntad para ratificar la unidad de acero que mantendremos ante esos dos escenarios.
 
La Razon
20/01/08
 
Eje Santiago-La Paz-Quito contra demanda peruana

Al descubierto labor chilena de zapa para conseguir respaldo
El comunicado de la Cancillería ecuatoriana a favor de la posición chilena sobre la delimitación marítima con Perú no es un hecho espontáneo ni aislado. Desde el 2004, Chile inició una labor para captar a los países de la región que le signifique el respaldo fáctico a la falta de argumentación jurídica, estrategia que también habría permitido el respaldo boliviano en su afán de lograr una salida al océano Pacífico.
 
La decisión del gobierno ecuatoriano, de alinearse a Chile, fue confirmada ayer, cuando la Cancillería chilena informara que la tercera visita de Rafael Correa al Palacio de La Moneda, el 12 de marzo, tiene como finalidad suscribir un acuerdo bilateral de cooperación estratégica que se enfoca en diversas aristas, como la cooperación en defensa.
 
Sin embargo, este acuerdo tiene su antecedente más reciente el 10 de mayo del año pasado, cuando los cancilleres de ambos países, Alejandro Foxley y María Fernanda Espinoza, ratificaron en una declaración conjunta "la plena vigencia de los tratados marítimos de 1952 y 1954" como instrumentos limítrofes.
 
Además, Foxley y Espinosa anunciaron que sus países tendrán una voz común en el concierto global y regional y sellaron una alianza estratégica para potenciar su presencia económica, militar y política en el océano Pacífico y Sudamérica.
 
Ya en octubre del 2004, los entonces cancilleres Patricio Zuquilanda e Ignacio Walker firmaron un comunicado conjunto que señalaba "la firme adhesión al principio de respeto de los tratados y acuerdos internacionales", situación que fue reiterada el 25 de noviembre del 2005 y el 1 de diciembre del 2005.
 
La postura de Bolivia
Acerca del tema, Bolivia, salvo el alboroto provocado por un diputado, guardó silencio oficial hasta que el canciller altiplánico David Choquehuanca dijo que la demanda presentada por Perú ante la Corte de La Haya no tendría que afectar a las aspiraciones marítimas de Bolivia. "Es una cuestión bilateral", sostuvo.
 
Sin embargo, posteriormente reconoció que a Bolivia le preocupa y, por ello, se va a hacer un seguimiento del asunto.
Es evidente que la preocupación surgía después de que su homólogo chileno Alejandro Foxley declarara, al referirse a Bolivia y su reclamo, que "la línea que pretende Perú como límite marítimo hace más dificultoso algún tipo de soluciones que se pretendieron en el pasado".
 
El senador Alejandro Navarro fue más explícito y aseguró que el reclamo peruano afectaría a la fórmula que se trabaja con Bolivia para que ésta tenga acceso al mar. En ambos países sugieren continuar con el diálogo.
 
"La mantención de las actuales delimitaciones marítimas y, por tanto, el ejercicio que hace Chile de esa limitación de mar jurisdiccional creo que posibilita que el escenario sobre el cual se venía trabajando la fórmula de acceso al mar de Bolivia continúe sin alteración, un resultado contrario podría afectar", advirtió.
 
A ello se debe agregar que en medio de esta turbulencia de advertencias, Choquehuanca informa que el gobierno de Michelle Bachelet, como un gesto sorpresivo, había autorizado el uso para Bolivia del puerto de Iquique.
 
 
16/01/2008
 
Del Atlántico al Pacífico
Las Cancillerías de Perú y Chile estarán concentradas buen tiempo en un proceso que –por estar relacionado a temas de soberanía y espacio territorial– generará la atención política y ciudadana en ambos países. Lo inteligente en este contexto será mantener la madurez en las dos naciones para preservar lo positivo de sus relaciones bilaterales, a pesar del proceso judicial en que no sólo se apelará al derecho internacional para su solución sino también a la historia y a la geografía para que el reclamo –peruano– sea resuelto con justicia y equidad.
La Corte Internacional de Justicia de La Haya recientemente resolvió dos diferendos limítrofes –ambos en el Océano Atlántico–: el de Nicaragua versus Colombia y el de Nicaragua versus Honduras. Ahora todo parece estar listo para que la opinión pública mundial asista a otra controversia, pero esta vez centrada en el Pacífico. Si bien en el primer caso existen elementos que favorecen al Perú –pues Colombia al igual que Chile pretendió desconocer la competencia de la CIJ y ésta rechazó tal pretensión– conviene precisar algunos aspectos del segundo caso: el de Nicaragua versus Honduras.

Parece ayer no más cuando, en marzo de 2007, la delegación nicaragüense inauguraba en La Haya la fase oral del juicio contra Honduras por la frontera marítima en el Caribe. Previamente las partes expondrían sus alegatos y réplicas en el caso que Managua iniciara el 8 de diciembre de 1999. El embajador nicaragüense en Holanda, Carlos José Argüello, empezó esta etapa explicando la tesis de su país: el espacio en disputa "nunca fue delimitado", y Nicaragua exige que se establezca una diagonal que parta del río Coco y alcance el paralelo 17.

Una semana después la otra parte, a través de los agentes hondureños Max Velásquez (francés) y Roberto Flores (estadounidense), sostenía –parecido a lo que argumenta Chile– que el paralelo 15 siempre ha sido "la línea divisoria tradicional", que en 1906 el Rey de España fijó la línea fronteriza con Nicaragua en la desembocadura del río Coco, y que la frontera marítima se había establecido mediante la firma del Tratado Ramírez-López con Colombia, ratificado en el Congreso el 30 de noviembre de 1999. Por tanto el límite fronterizo pasaba por debajo, del paralelo 15. Además Honduras agregó que su país siempre ejerció soberanía al norte de ese límite.

Pero Nicaragua refutó esta tesis señalando que la demarcación en el Paralelo 15 era ilegítima, como también lo era el laudo de España, pues éste fijó sólo la frontera terrestre. También argumentó que si el reparto se extendiera hacia el mar, sería desproporcionado en favor de Honduras. Agregó igualmente que hasta mediados del siglo pasado Nicaragua no había apreciado la importancia económica de ese espacio marítimo. El área en disputa comprendía 130 mil kilómetros cuadrados.

En esta controversia, la CIJ debía determinar la delimitación marítima. Y así emitió su fallo que fue favorable a Nicaragua, ya que si bien no aceptó todo su pedido, sí dispuso la inexistencia de la línea de frontera marítima y que, de ahora en adelante, ésta sería la resultante de aplicar una bisectriz o línea equidistante, tal como reclama el Perú en su controversia contra Chile por falta de límites marítimos.
 
Correo
20/01/2008
 
Nuevo Convenio Militar Ecuador Chile
 
& La anunciada firma de un convenio para que Chile repotencie el armamento militar de Ecuador es un tema preocupante, admitió el ministro de Defensa, Antero Flores Aráoz.
"Si yo dijera que no hay ningún riesgo, estaría mintiendo", dijo al tiempo de considerar que este tipo de acercamiento "evidentemente tiene alguna implicancia".
En declaraciones a CPN Radio, Flores Aráoz consideró que frente a ello el Perú debe mejorar aún más sus excelentes relaciones con ambas naciones.
En otro momento, expresó su confianza en que Chile cumpla con el fallo de la Corte de La Haya si éste es favorable al Perú. "El arma más poderosa que tenemos es la razón, pero debemos tener las otras armas para, con criterio disuasivo, hacer respetar nuestros derechos", enfatizó.

Consultado sobre la carrera armamentista de Chile, dijo que esta situación hace que nuestro país tome algunas medidas con el fin de estar siempre preparados.
& La anunciada firma de un convenio para que Chile repotencie el armamento militar de Ecuador es un tema preocupante, admitió el ministro de Defensa, Antero Flores Aráoz.
"Si yo dijera que no hay ningún riesgo, estaría mintiendo", dijo al tiempo de considerar que este tipo de acercamiento "evidentemente tiene alguna implicancia".
En declaraciones a CPN Radio, Flores Aráoz consideró que frente a ello el Perú debe mejorar aún más sus excelentes relaciones con ambas naciones.
En otro momento, expresó su confianza en que Chile cumpla con el fallo de la Corte de La Haya si éste es favorable al Perú. "El arma más poderosa que tenemos es la razón, pero debemos tener las otras armas para, con criterio disuasivo, hacer respetar nuestros derechos", enfatizó.
Consultado sobre la carrera armamentista de Chile, dijo que esta situación hace que nuestro país tome algunas medidas con el fin de estar siempre preparados.
& La anunciada firma de un convenio para que Chile repotencie el armamento militar de Ecuador es un tema preocupante, admitió el ministro de Defensa, Antero Flores Aráoz.
"Si yo dijera que no hay ningún riesgo, estaría mintiendo", dijo al tiempo de considerar que este tipo de acercamiento "evidentemente tiene alguna implicancia".
En declaraciones a CPN Radio, Flores Aráoz consideró que frente a ello el Perú debe mejorar aún más sus excelentes relaciones con ambas naciones.
En otro momento, expresó su confianza en que Chile cumpla con el fallo de la Corte de La Haya si éste es favorable al Perú. "El arma más poderosa que tenemos es la razón, pero debemos tener las otras armas para, con criterio disuasivo, hacer respetar nuestros derechos", enfatizó.
Consultado sobre la carrera armamentista de Chile, dijo que esta situación hace que nuestro país tome algunas medidas con el fin de estar siempre preparados.
& La anunciada firma de un convenio para que Chile repotencie el armamento militar de Ecuador es un tema preocupante, admitió el ministro de Defensa, Antero Flores Aráoz.
"Si yo dijera que no hay ningún riesgo, estaría mintiendo", dijo al tiempo de considerar que este tipo de acercamiento "evidentemente tiene alguna implicancia".
En declaraciones a CPN Radio, Flores Aráoz consideró que frente a ello el Perú debe mejorar aún más sus excelentes relaciones con ambas naciones.
En otro momento, expresó su confianza en que Chile cumpla con el fallo de la Corte de La Haya si éste es favorable al Perú. "El arma más poderosa que tenemos es la razón, pero debemos tener las otras armas para, con criterio disuasivo, hacer respetar nuestros derechos", enfatizó.
Consultado sobre la carrera armamentista de Chile, dijo que esta situación hace que nuestro país tome algunas medidas con el fin de estar siempre preparados.

El Comercio

20/01/2008
Editorlal

Demanda ante La Haya: lo justo y por cuerdas separadas

Conforme a lo anunciado, el Estado Peruano cumplió con presentar la demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para hacer valer sus derechos de soberanía marítima en la zona sur, limítrofe con Chile, en lo que constituye una oportuna y necesaria reivindicación histórica.
 
Al efecto, tenemos que destacar varias cosas. Ante todo, la solidez de la posición peruana, que cuenta con el apoyo unánime del Congreso --que ha nombrado una comisión de seguimiento--, del Acuerdo Nacional y de los voceros de los partidos políticos y las entidades más representativas del empresariado y la sociedad civil, que han entendido la necesidad de fijar una política de Estado, más allá del interés cortoplacista de algún grupo.
El amplio respaldo al equipo técnico que lidera el ex canciller Allan Wagner no puede ser, entonces, objeto de condicionamientos y, por el contrario, debe trascender a la vigencia de cualquier gobierno, pues se trata de un proceso que puede durar más de cinco años.
Luego, es positiva la cautela y ponderación del Gobierno Peruano para encapsular el tema dentro del ámbito jurídico e histórico, sin afectar la agenda bilateral con Chile.
 
En momentos en que ambos países están empeñados en grandes esfuerzos de consolidación económica y son conscientes de lo mucho que pueden lograr con la integración bilateral, la política de cuerdas separadas resulta adecuada.
 
Es más, el canciller José Antonio García Belaunde ha señalado que el Perú continuará desarrollando tanto el mecanismo de confianza mutua denominado dos más dos, como el proceso de desminado de la frontera terrestre, lo que sería una demostración de buena voluntad.
 
Asimismo, como lo hemos sostenido reiteradamente, despierta expectativa la decisión del Gobierno Peruano de evitar que un asunto tan delicado sea objeto de aprovechamiento político de grupos radicales, militaristas o ultranacionalistas, abanderados de posturas termocéfalas que solo buscan incrementar el río revuelto de la confrontación para sus protervos fines. Por ejemplo, el aliento de una irresponsable y onerosa carrera armamentista, que desvirtúa los presupuestos nacionales en desmedro de otras urgencias como la lucha contra la pobreza y la mejora de la salud y la educación.
 
Adicionalmente, el Perú ha dejado muy clara su posición en el sentido de que la resolución de este asunto solo compete a dos países hermanos. La cancillería ha puntualizado que este proceso judicial no tiene ninguna implicancia para el Ecuador, saliendo al frente de posiciones que pretenderían involucrar a un tercer país que no tiene nada que ver en el asunto. El Perú, como ya lo han reconocido nuestros voceros y los del país del norte, no tiene problemas limítrofes pendientes con Ecuador.
 
Para el Perú, en tanto, el Punto Concordia es fundamental para proyectar, en un trazo equidistante, las 200 millas de dominio marítimo, mientras que Chile utiliza la línea del paralelo y argumenta que el límite territorial no está a orillas del mar, sino en el denominado Hito 1, unos 220 metros tierra adentro hacia el nordeste, lo que es una interpretación ciertamente arbitraria.
 
Agotados los esfuerzos para resolver el tema del diferendo marítimo del sur en el ámbito bilateral, el Perú no ha tenido más opción que acudir a la Corte de La Haya con un planteamiento pleno de argumentos históricos, jurídicos y doctrinarios que avalan su posición.
 
De lo que se trata finalmente es de fijar de modo claro y definitivo la frontera marítima, basados principalmente en el Tratado de 1929.
 
Esperamos que este ánimo objetivo, conciliador y pragmático sea compartido cada vez por más peruanos y chilenos, en el entendido de lo pernicioso que resultaría eternizar "una situación de fricción y mayor tensión" y, por contraste, de lo mucho que podemos ganar con un futuro de fructífera cooperación sin enojosos asuntos pendientes que perturban cualquier proyecto integrador.
 
 
El Comercio
20/01/08
 
ENCUESTA NACIONAL DE EL COMERCIO ELABORADA POR IPSOS APOYO OPINIÓN Y MERCADO

El 99% respalda demanda por límite marítimo ante La Haya

Por Rocío La Rosa Vásquez
........
ESPÍRITU DE CUERPO

No solo el rol fiscalizador de los peruanos se ha puesto de manifiesto en este sondeo, sino también el espíritu de unidad. Un 99% está de acuerdo con la presentación de la demanda por el diferendo marítimo con Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Curiosamente un 96% cree que Chile debería allanarse si el fallo le fuera adverso; sin embargo, un 61% se resiste a aceptar esa posibilidad para el Perú. Este y otros aciertos de la gestión del presidente Alan García son reconocidos por un 49%, lo que le ayuda a mantener casi intacto su nivel de aprobación (solo bajó de 33% a 32%). Tres datos más para el Ejecutivo: Más del 55% ignora que el Perú será sede de dos importantes cumbres mundiales este año, un 53% está a favor de la devolución de los aportes al Fonavi y un 36% que esta sea a través de créditos de Mivivienda.

El Comercio

20/01/08

El agente de allá ¿y el agente de acá?

Por: Juan Paredes Castro |
La demanda peruana por la delimitación marítima con Chile tiene desde ahora dos escenarios de manejo: uno, directo, en La Haya, a cargo de Allan Wagner, y otro, indirecto, en Lima, en manos del canciller José Antonio García Belaunde. Si lo que aparentemente queda claro es que hay una sola estrategia dirigida a lograr un resultado favorable a la tesis peruana, las tareas del agente de allá serán eminentemente jurídicas, mientras que las del agente de acá revestirán caracteres diplomáticos, políticos y hasta militares.
 
En la conversación que sostuvimos ayer en "Enfoque de los Sábados" de Radioprogramas del Perú, García Belaunde pareció mostrarse confiado en el éxito de la demanda y en una evolución de la reacción chilena oficial, de actualmente incómoda y arisca, a racional y cooperante en un futuro cercano.
 
Así llegásemos al supuesto de que la política exterior chilena atemperara sus tensiones recientes y dejara de considerar inamistosa la demanda peruana, para comprenderla como realmente es, una cuestión de puro derecho internacional, Torre Tagle tiene un trabajo muy fino e inteligente que realizar, sin pérdida de tiempo, lo que lo obligaría a invitar a Lima a varios destacadísimos y experimentados embajadores que actualmente cumplen funciones en el exterior para dedicarse de lleno a la estrategia envolvente político-diplomática por lo menos durante los próximos cinco años.
 
Se trataría de la formación de un sólido equipo de retaguardia del canciller de turno, no sujeto a cambios de colocación para precisamente garantizar el mediano y largo plazo técnico-interno que requiere la diplomacia peruana para los fines exitosos de la planteada delimitación marítima con Chile. Esto ya empezó a hacerlo Chile para cuidar de que en el tiempo de duración de la demanda no queden cabos sueltos cruciales ni haya desajustes de tuercas y tornillos en la sustentación y desarrollo de la tesis peruana.
 
Digamos que el agente de allá ya conoce el terreno que está pisando. El agente de acá va a tener que empezar a explorar lo nuevo que viene, como la evolución del comportamiento político y diplomático vecino. A ello habría que añadir lo que se proponen hacer Bolivia y Ecuador, cada cual con sus respectivos intereses, o lo que Chile les permitiría hacer según cuáles sean sus reglas de juego fuera del escenario de La Haya.
 
El agente de acá (García Belaunde) necesita estar blindado de sabiduría y estrategia tanto como el de allá. ¿Tenemos los hombres clave en las embajadas de Santiago, Quito y La Paz? ¿Seremos capaces de arrastrar a Chile a un dos más dos real y activo (diplomático-militar) en busca del clima ideal para el contencioso jurídico?



¡Capacidad ilimitada de almacenamiento en tu correo!
No te preocupes más por el espacio de tu cuenta con Correo Yahoo!:
http://correo.espanol.yahoo.com/

__._,_.___
Promueve esta Red entre creyentes del Estado.
Toda la información para tus comentarios será publicada en:
http://reespublica.blogspot.com/
<center><a href="http://ar.groups.yahoo.com/group/Reespublica/join">
<img src="http://us.i1.yimg.com/us.yimg.com/i/yg/img/i/ar/ui/join.gif" border="0"
  alt="Hacé clic aquí para suscribirte a Reespublica"><br>Hacé clic para suscribirte a Reespublica</a>
</center>

Actividad reciente
Visita tu grupo
Y! Respuestas

Pregunt?/a>

Gente real te

responde

Yahoo! Messenger

Mensajero perfecto

Llam?de PC a PC

sin costo alguno

Barra Yahoo!

Todo a un toque

Acceso rápido a

servicios Yahoo!

.

__,_._,___
Reacciones: