miércoles, 27 de agosto de 2008

[Reespublica] Costa Rica: Debate cristiano sobre uniones homosexuales

Estimados hermanos este es un interesante intercambio de ideas que se esta dando en Costa Rica a propósito del planteamiento de una nueva constitución. Si el debate se diera en el Perú ¿Cuál sería tu posición?.
Jorge Marquez


Saludos, he estado leyendo algunos de los mensajes enviados por algunos hermanos, éste me ha llamado la atención, de Juan Stam, estoy en total acuerdo con lo que dice su texto.  Es que acaso ponemos ahora tamaño a los pecados? acaso no debería existir ley para los adulteros o fornicarios? acaso si ud adulterara la ley deberia excluirlo de sus derechos como ciudadano? ud. lo vería justo por parte del Estado?. Recordemos los Pactos que nuestro país ha firmado, desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948 hasta los pactos internacionales civiles y políticos, económicos, sociales y culturales firmados en 1966, nuestro pais ha ratificado todos los 7 tratados internacionales que vigilan la consecución de los derechos humanos. Nuestro país esta comprometido con el avance y no retroceso de los mismos.
 
Acaso Dios no nos dió libre albedrio para decidir seguirle o no? en eso estoy de acuerdo con la postura de Stan, la libertad es la base de la democracia, nuestro Estado es un Estado de derecho y democrático, y debe legislar a todos garantizando que tendrán derechos a las garantias universales que todo Estado brinda  a saber: educación, salud, seguridad social, derecho a heredar, a la vivienda, a la propiedad, etc.. Y en esto no solo los homosexuales no han tenido cobertura en estos derechos, las mujeres tampoco la tuvieron en nuestro país hasta hace poco en cuestión propiedad y herencia ante un divorcio.
 
Acaso no es una opción dentro de nuestras libertades de ser humano elegir y que esta decisión no signifique desalojo, desprotección, enfermedades, en conclusión exclusión. Cristo no buscó jamás la exclusión, acerco a todos con todo tipo de pecados, porque todos los pecados son iguales ante Dios. El ama al pecador no al pecado. Lo que si nos llama hacer es buscar la inclusión y me pregunto si nuestras iglesias estan preparadas para trabajar con los homosexuales? Cuántos amigos tiene usted que engañana sus mujeres y aún asi tienen derecho a salud? No olvide que para Dios el pecado no tiene tamaños, ni uno es mayor a otro. Quizás esa es la enseñanza que deberíamos extraer aqui, no marginar a quienes con sus opciones eligen caminar fuera de Jesús, aún con todo lo que hayan elegido el Estado debe proteger, garantizar el bien de cada uno de los ciudadanos de su país. Porque no nos ocupamos de nuestras falencias como Iglesia? Aun hay mucho por hacer no creen?


Vivian Endara Romo
 
   
Otro articulo interesante de Juan Stam :

 Unión civil de personas del mismo sexo, por el abogado Gustavo Román, 14 de agosto de 2008 Minimizar

 
Publicado por: juanstam 17/08/2008
SOBRE LA UNIÓN CIVIL DE PERSONAS DEL MISMO SEXO



De cara a la coyuntura que se está fraguando en torno a la aprobación o rechazo del proyecto de ley que regularía la unión civil de personas del mismo sexo, las iglesias evangélicas costarricenses, más allá de ridiculeces como la marcha del 26 de julio pasado, deberán tomar posiciones fundamentadas y coherentes. El tema es complicado. Manejarlo a lo interno de cada iglesia requerirá mucha sabiduría y sensibilidad pastoral. Se juega, en ello, la idea de identidad evangélica que tengan la mayoría de los miembros de nuestras iglesias y, por otro lado, las fibras más hondas y sensibles de personas concretas que tengan esa orientación sexual dentro de nuestras comunidades de fe. Ojalá pastores y líderes de movimientos protestantes actúen con la responsabilidad, serenidad, prudencia y, sobre todo, amor y respeto, que la situación demanda.

Creo que hay dos alternativas básicas de cara al homosexualismo: valorarlo negativamente o positivamente. La primera alternativa, valorarlo negativamente, puede ser sostenida con respeto. Significa creer que se trata de un pecado o disfunción psicológica que debe ser sanado en la persona homosexual. Pero también, y es lo más frecuente, esta posición puede ser defendida con crueldad y arrogancia. Significa ver el homosexualismo como una perversión o fruto de un espíritu maligno en la persona. Esta valoración negativa es, ciertamente y por varias razones, la más difundida en nuestras iglesias. Pienso que es profundamente anti-evangélica.

La otra alternativa es considerar la homosexualidad como un gusto sexual más. Ni fruto de demonios, ni de corrupción moral, ni de madres dominantes, ni de abusos en la infancia. Es decir, desde esta óptica, el homosexualismo ni se criminaliza, ni se patologiza. ¿De dónde viene entonces? De la propia naturaleza, en la que la diversidad es constitutiva. Esta alternativa es minoritaria en las iglesias evangélicas, aunque, dentro de las teologías cristianas, son protestantes quienes lideran este enfoque del homosexualismo.

Nuestras iglesias son libres de valorar negativa o positivamente el homosexualismo. ¡Dios nos ilumine! En lo que sí quiero ser tajante, como cristiano, protestante y demócrata, es en punto a los derechos individuales implicados en este asunto.

Independientemente de que un cristiano piense que el homosexualismo es pecado o no, eso no debería ser considerado de cara al proyecto de ley en discusión. ¿Por qué? Por una sencilla razón: con esa ley no se está discutiendo si el homosexualismo es bueno o malo. La ley sólo viene a regular una realidad social del tamaño del sol. Los homosexuales existen y crean relaciones de pareja. Deciden sobre sus vidas como adultos libres, ciudadanos de una democracia liberal en la que las acciones privadas no deben tener otro límite que el de no dañar derechos de terceros. Lo que ocurre, la realidad, es que estas personas establecen relaciones que el Estado debe tutelar. Ese es el deber del Estado en punto a la configuración del ordenamiento jurídico: prohibir/reprimir lo que viole derechos de terceros y reconocer/regular lo que no lo hace.

Seguro que los evangélicos consideramos negativo divorciarse mil veces y, sin embargo, está permitido. Repito, el derecho no está llamado a bendecir las uniones homosexuales y declarar que son buenas o deseables, sólo debe reconocer su existencia y regularlas como es propio de un Estado de derecho.

Me parece válido que en las iglesias se enseñe, como parte de la ética sexual tradicional, que el homosexualismo es pecado. Es un ejercicio de libertad de expresión, pensamiento y culto. Si esta ley se aprueba, no tendrá ningún efecto sobre el púlpito. Pero como cristianos debemos rechazar el impulso pecaminoso de dominación que se manifiesta en las ínfulas de imponer a los demás nuestra forma de pensar y creer.

Como pueblo evangélico en Costa Rica siempre fuimos minoría. Supimos lo que fue ser legalmente discriminados; los abuelos de nuestras iglesias son testigos de cómo la mayoría católica nos restringía nuestras libertades públicas. Nuestra única herramienta, al igual que la de Jesús, era la persuasión. Ir de casa en casa compartiendo nuestra fe. ¡Somos protestantes! Herederos del gran principio emancipador de la conciencia humana: el libre examen. Quien reclama libertad para la propia conciencia NO puede pedir cadenas para la conciencia ajena. ¡Qué triste que ahora, que ya estamos bien casados con el poder, recurramos a los mecanismos coercitivos para oprimir a otra minoría!

Jesús llamó a la gente a seguirle, nunca obligó a nadie. Apelaba a la libre voluntad. Los cristianos siempre deberíamos oponernos a que se pretenda legislar moralidad (o, como en este caso, omitir legislar con base en razones morales), por que la que se legislará siempre será una moralidad, la de la mayoría, la misma que hace todavía tres décadas se oponía a que abriéramos templos o a que nuestros hijos fueran eximidos de llevar religión (entiéndase su religión) en la escuela.

En materia de moral y de fe, cada quien debe ser libre para decidir. No veo otra posición que sea consecuente con el Evangelio. Ir contra el proyecto de ley sobre la unión civil de personas del mismo sexo es, esencialmente, decir que un adulto costarricense sólo es libre para decidir sobre su vida en tanto y en cuanto suscriba los preceptos de la moralidad mayoritaria. Es negarle a personas independientes, que no se interesan (como maliciosamente se ha sugerido), en modificar la manera de pensar ni la moralidad de nadie, el derecho de amparar bajo el imperio de la ley del Estado del cual son ciudadanos y al cual sostienen con sus impuestos, sus relaciones afectivas libremente escogidas.

Esas regulaciones son necesarias: para pedir un préstamo de vivienda, para la visita en el hospital o en la cárcel, para poder heredar o para tener medios institucionales de resolver, patrimonialmente, la disolución del vínculo. ¿De poder hacerlo, habría negado Jesús esas cosas a quien no quisiera seguirlo (si es que ser homosexual supone tal cosa)? ¿Estamos seguros de estar nosotros siguiendo a Jesús con nuestra actitud?

__._,_.___
Ud. forma parte de la Primera Red de servidores y funcionarios públicos cristianos evangélicos denominada REESPUBLICA, cuya finalidad es fortalecer su liderazgo e influencia teniendo como base los principios cristianos emanados de la Palabra. Le agradeceremos que pueda invitar a otros creyentes que como Ud. pueden sumarse a este espacio de encuentro.
Bendiciones

Toda la información para tus comentarios será publicada en:
http://reespublica.blogspot.com/
<center><a href="http://ar.groups.yahoo.com/group/Reespublica/join">
<img src="http://us.i1.yimg.com/us.yimg.com/i/yg/img/i/ar/ui/join.gif" border="0"
  alt="Hacé clic aquí para suscribirte a Reespublica"><br>Hacé clic para suscribirte a Reespublica</a>
</center>

Actividad reciente
Visita tu grupo
Y! Respuestas

Pregunt?/a>

Gente real te

responde

Yahoo! Messenger

Mensajero perfecto

Llam?de PC a PC

sin costo alguno

Barra Yahoo!

Todo a un toque

Acceso rápido a

servicios Yahoo!

.

__,_._,___
Reacciones: